¿O PORQUE NO AMBAS?

Cuando pensamos en vender por internet, usualmente pensamos hacerlo mediante una tienda online que es lo primero que se nos viene a la mente cuando decidimos iniciarnos en la venta por internet. Pero lo cierto es que hay más opciones que la de tener nuestro propio escaparate digital.

Un marketplace (centro comercial virtual) es una buena alternativa si no se cuenta con los recursos o conocimientos necesarios a la hora de apostar por internet como canal de ventas. Como ventaja, el marketplace nos permite tantear el potencial de un producto sin invertir demasiado y sin demasiadas complicaciones, al menos en un principio.

Pero, ¿qué es un marketplace?

Un marketplace es un centro comercial online que proporciona espacio a otros vendedores para mostrar sus productos. En esta “tienda de tiendas” los vendedores y compradores se relacionan para llevar a cabo una transacción comercial. De esta forma, los usuarios del marketplace pueden realizar sus compras sin necesidad de acceder al sitio web del ecommerce que en realidad pública los productos.

Es decir, una tienda de tiendas, un centro comercial online o un marketplace, en el sentido correcto de la palabra. Tú eliges cómo llamarlo.

En este tipo de venta intervienen tres partes, los compradores, vendedores y la plataforma que permite que se relacionen, donde se efectúa la transacción de pago y se encarga del envío del pedido.

Los marketplaces pueden ser  nacionales o internacionales, y a su vez de dos tipos:

 

¿Deberías vender mediante un marketplace?

Antes de vender mediante plataformas de terceros, debes valorar una serie de aspectos. Un marketplace no es para todos los productos ni para todas las marcas, por este motivo te contamos los pros y contras de vender en un marketplaces.

Ventajas de vender en un marketplace

  • No necesitas invertir en lanzar una tienda online. Si no tienes mucho tiempo, recursos o presupuesto para invertir, un marketplace puede ser una solución para comenzar. Vender mediante un marketplace supone un ahorro en costes, ellos ponen toda la infraestructura y te cobran una cuota mensual y/o una comisión por cada venta.
  • Prueba – error. Puedes probar el interés o la popularidad que existe en ciertos productos sin necesidad de esperar a definir un negocio completo.
  • Promoción “gratis”. No necesitas campañas de promoción ni gastos adicionales en marketing para que Google decida mostrar tu tienda y comenzar a recibir tráfico a tu web.
  • Generación de confianza rápida. Eliminamos la barrera de la falta de confianza de los usuarios, dado que van a comprar nuestros productos a través de un sitio web que conocen y en el que confían.
  • Facilidad de condiciones. Podemos beneficiarnos de las ventajas de estos marketplaces en cuanto a facilidades logísticas, de medios de pago y de gestión de devoluciones. Al vender mediante un marketplace el  cliente suele pagar directamente al marketplace que luego te paga a ti, por lo que también te ahorras costes bancarios.
  • Es un trampolín a la internacionalización. Si queremos comenzar a vender internacionalmente, los marketplaces nos permiten llegar casi inmediatamente con nuestros productos a mercados en los que sería casi imposible vender con una tienda online propia, como ocurre en China.

Motivos por los que no es recomendable vender en un marketplace

  • Su plataforma, sus reglas. Si vendemos mediante esta plataforma tenemos que seguir sus propias reglas como que no te deja mostrar los productos como realmente queremos, sino que estamos sujetos a ciertas normas de “convivencia”. En algunos casos no serán muy exigentes, en otros puede resultar realmente costoso adaptar nuestros procesos a sus exigencias. Entre ellas se encuentran los formatos de archivos a utilizar para publicar nuestros productos en sus webs, las características de las imágenes de la mercancía, la forma de indicar pesos, tallas y medidas. Es conveniente estudiar bien estos detalles antes de decidirse por un marketplace concreto.
  • Competencia a un clic. Al ser una tienda de tiendas estamos rodeados de competidores sin ni siquiera tener que dejar la web. Por lo que tenemos que estar en constante revisión de precios para compararnos con nuestra competencia.
  • Bye bye branding. En un marketplace crear marca es muy difícil ya que la propia marca del marketplace se antepone a la tuya. A no ser que sea tan fuerte que destaque tanto entre los competidores que el propio comprador decida acudir a ti directamente y te busque.
  • Tú eres tu competencia. Si además de vender mediante este canal cuentas con tu propia tienda online, debes saber que estás compitiendo contra ti mismo. Una solución es vender sólo algunas líneas de producto a través de estos mercados, o bien diferenciar nuestra tienda online mediante servicios, promociones y ofertas diferenciadas. Sea cual sea la opción que elijamos, debemos estudiar bien cómo vamos a dirigirnos a los clientes desde cada una de las plataformas para evitar que se sientan confusos y, sobre todo, impedir que se consideran engañados.
  • Morir de éxito. Antes de lanzarse a publicar el inventario en un marketplace es necesario pararse a pensar y estudiar si podemos hacer frente a un volumen de pedidos al que nunca antes nos hemos enfrentado, o si nuestra estructura logística y de atención al cliente está preparada para dar servicio y resolver dudas y problemas de más usuarios de los que solíamos atender desde nuestra tienda online. Un error de cálculo en este punto puede provocar clientes descontentos y un daño a nuestra reputación difícil de reparar.

¿Quién debería vender en un marketplace?

Existen numerosas razones para vender tus productos en los marketplace. De hecho, es un buen canal de distribución. Es mucho más fácil tener éxito vendiendo mediante estas plataformas si tienes una ventaja competitiva como por ejemplo en la  gama de producto, de precio… Entonces, ¿ a quién le interesa vender en un marketplace?

  • Si te acabas de lanzar al mundo del ecommerce,  es una oportunidad excelente para realizar pruebas de mercado con tus productos.
  • Si tu presupuesto es ajustado y vender online es un canal complementario, deberías probar primero mediante un marketplace.
  • Si quieres deshacerte de stock, hay webs tipo marketplace especializadas como Privalia que se dedican a ello. Puede hacer campañas flash con precios más competitivos.

La tendencia de las grandes webs de ecommerce es convertirse en marketplaces, como es el caso de Fnac.es por ejemplo. Al igual que ha ocurrido en el ámbito offline con el pequeño comercio y las grandes superficies, la tendencia es la misma en ecommerce: los pequeños comercios que sobreviven son los capaces de especializarse o reinventarse, pero no hay mucho futuro para un pequeño comercio generalista.

Muchas tiendas físicas se han animado en los últimos años a despachar sus productos también en la Red. La mayor parte de las ventas a través de internet se realizan a través de un número relativamente pequeño de grandes empresas. Conseguir hacerse un hueco con nuestra propia tienda online en este sector tan competitivo puede resultar extremadamente complicado, con lo que en muchas ocasiones resultará más conveniente vender nuestros productos directamente en los marketplaces. Con ello conseguiremos ganar visibilidad y además el cliente se asegura de que la compra se desarrollará en un entorno probado y de confianza.

Estar en Amazon, Ebay, Privalia o Aplazamelo, supone que nuestros productos tengan un mercado potencial de millones de personas, entre otras cosas por el posicionamiento con el que cuentan los marketplaces en los motores de búsqueda.

Cabe destacar la gran aceptación que ha tenido el marketplace Aplazamelo durante su inauguración en Marzo del presente año, y que en solamente el archipiélago Canario ha captado más de 200 comercios en solamente tres meses en una pequeña parte del archipiélago Canario. El CEO fundador de Aplazamelo (Yeray González) es un joven empresario con tan solo 28 años de edad y más de 14 exitosas empresas gestionadas en su haber, (patentate, imprenta las palmas, YGM Servicios solo por nombrar algunas de las empresas que actualmente gestiona). Estar en un Marketplace como Amazon, Ebay o Aplazamelo supone que nuestros productos tengan un mercado potencial de miles de personas, entre otras cosas por el posicionamiento con el que cuentan los marketplaces en los motores de búsqueda.

Marketplace: difusión y alcance

Las ventajas que nos proporcionan los marketplaces son obvias. Nuestro producto llegará de manera más sencilla a un número mayor de potenciales clientes debido sobre todo a dos características: el posicionamiento que tienen estas webs (generalmente de gran tamaño) en los resultados de los buscadores (suelen copar los primeros puestos para casi cualquier producto) y la segunda por la cantidad de oferta dicha tienda. Cuanto más volumen de productos tenga más fácil será conseguir clientes, ya que para un usuario será más fácil comprar todo en un mismo sitio y de una sola vez, en lugar de cambiar de tienda constantemente. Esto ayuda a generar fidelidad en el cliente lo que a largo plazo significa más negocio.

Tienda online propia: de conveniente a necesario

Vistas las ventajas de tener nuestro productos en un marketplace, es lógico preguntarse si merece la pena gastar recursos en tener nuestra propia tienda online. La respuesta como en casi todo es: depende.

Una tienda online funcionará mejor si disponemos de una gama suficientemente amplia de productos. Si nuestro negocio se basa en un solo producto, es posible que utilizar los marketplaces disponibles sea más eficaz. Sin embargo cuando disponemos de varios productos no solo es conveniente sino necesario.

El marketplace otorga visibilidad y puede colaborar para que el lanzamiento de un producto sea un éxito. Sin embargo es un espacio que no vamos a poder controlar.

Independientemente de qué producto se venda, Aplazamelo, por ejemplo, tiene un mismo tipo de ficha de producto y un diseño de página similar. Esto no siempre es conveniente ya que cuanto más exclusivo es un producto más necesidad hay de controlar el espacio de la venta. Las marcas de lujo no venden sus productos en los marketplaces porque necesitan un entorno perfectamente calibrado que haga de escaparate de manera óptima y refleje la imagen que la empresa quiere transmitir realmente.

Este ejemplo es uno de los cientos que podríamos poner sobre la conveniencia de contar con un espacio propio para la venta de nuestros productos. Control absoluto del precio, los márgenes, la ausencia de comisiones de terceros, las imágenes, las fuentes tipográficas, la usabilidad de la web, las ofertas, los comentarios de los usuarios etc.

Woocommerce, Magento y Prestashop: la alternativa personal a Amazon

Woocommerce, Prestashop y Magento

El uso de los marketplaces es fundamental a día de hoy. La visibilidad que otorgan y la confianza que genera en el consumidor hace que prescindir de ellos sea casi imposible. Sin embargo siempre será preferible contar con nuestra propia tienda online, la cuál podremos controlar con mayor facilidad, además de conseguir mejores márgenes en nuestras ventas.

A menos que tengas productos propios que no quieras ceder a terceros por una cuestión de imagen (como ocurre a menudo con las marcas de lujo), lo más recomendable sería optar por ambas soluciones, es decir: intentar atraer a todos los consumidores posibles directamente a nuestra tienda online pero sin renunciar a venderse en tiendas de terceros.

Woocommerce, Magento y Prestashop, son las tres plataformas de ecommerce más populares del mercado que nos ayudarán a conseguir esa integración perfecta para facilitar las transacciones del negocio online.

¿Vendes tus productos solo en tu tienda o usas servicios de terceros como un Marketplace? Cuéntanos tu experiencia.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Suscribete a nuestra lista de correo

Sé el primero en recibir nuestros interesantes articulos, promociones y ofertas en servicios.

Consentimiento

Felicidades. Su suscripción está activa.

Abrir chat